Ali Dorani: la sátira como sobrevivencia

Abandonó Irán como refugiado, pidió asilo en Australia y terminó en un campo de detención de Papúa Nueva Guinea, donde recurrió al dibujo para soportar el confinamiento y el abuso sexual. Recientemente, una fundación noruega premió la capacidad crítica de sus caricaturas.

Salir de la versión móvil