«Jane, the virgin»: amor romántico en tiempos de revolución

Cuando niños no nos preguntábamos por qué siempre era la princesa apolínea la que tenía que ser “rescatada” por un príncipe precioso y adinerado, quien llegaba a salvarle la vida en su corcel blanco. ¿Por qué nunca era al revés?

Salir de la versión móvil