Ni odio ni lástima: déjenme vivir en mi cuerpo

Una mujer trans siente un dolor agudo que la obliga a usar bastón y, de paso, a enfrentar escenas perturbadoras: las miradas que la acechan pasan de la hostilidad a la conmiseración. «No debería ser así, pero por lo menos esa lástima me devolvió algo de la humanidad arrebatada. Prefiero ser vista con lástima que con el odio habitual», escribe desconcertada.

Salir de la versión móvil